Sumar se querella contra los vocales conservadores del CGPJ

El diputado de Sumar, Enrique Santiago.

MADRID – Sumar abre un nuevo frente en las polémicas que, en el ámbito político que no jurídico, rodean la Ley de Amnistía. Ha presentado una querella contra el presidente del Consejo General del Poder Judicial, Vicente Guillarte, y los ocho vocales, todos de la corriente conservadora, quienes aprobaron la resolución contra la Ley de Amnistía. Sumar juzga la declaración arbitraria e ilegal. En su opinión, se ha cometido un delito de prevaricación.

Mónica García, recién nombrada ministra de Sanidad, considera que la resolución se aprobó cuando aún se desconocía el texto y los alcances del instrumento jurídico. Y, además, afirma que el órgano de los jueces que criticó la amnistía lleva cinco años “caducado”. Por lo tanto, además de tomar “acciones fuera de su competencia”, carece de autoridad para hacerlo.

Sumar acusa al presidente del Consejo General del Poder Judicial de extralimitarse en sus atribuciones y de ser cómplice de sus compañeros, quienes votaron en favor del acuerdo.

Para Enrique Santiago, la resolución “es claramente una declaración política sin fundamento alguno”. Asegura que es “parte de una estrategia diseñada en el ámbito político” y subraya que “un órgano tan importante no puede permitir su politización”.

El ministro de Justicia, Félix Bolaños, sin restarle importancia a la polémica, precisa que “es la decisión de una fuerza política que está en el gobierno de coalición”; una “fuerza política que no es el Psoe”.

Carmen Fúñez, vicesecretaria de Políticas Sociales y Reto Demográfico del Partido Popular, no comparte el criterio esgrimido por el ministro Bolaños. Recuerda que Sumar “forma parte del Gobierno”. En consecuencia, en su opinión, “no tiene sentido que esta formación se querelle contra el máximo órgano ce los jueces”.

Fúñez afirma que “no se puede mentir sobre todo y todo el tiempo”. Y comenta que poner “en una mesa a tantos partidos con intereses distintos hace que el país sea ingobernable”.

La “popular” alerta sobre “las consecuencias negativas que ello puede suponer para la democracia y para los españoles”. En su opinión, se corre el riesgo de romper “la separación de poderes y la igualdad”.

Redacción Madrid