España, Carta Abierta del Embajador Buccino Grimaldi al presidente del club Casademont Zaragoza

El Embajador de Italia en España, Giuseppe Maria Buccino Grimaldi

MADRID – Publicamos la “Carta Abierta” que el Embajador de Italia en España, Giuseppe Buccino Grimaldi, enviara al presidente del equipo de basket Casademont Zaragoza. En su carta, cuyas palabras suscribimos con convicción, el Embajador Buccino censura que la sociedad deportiva haya firmado un acuerdo de colaboración con “una marca de restauración italo-mediterránea” cuyo nombre es “La Mafia se sienta a la Mesa”. Ese local, que pretendiera ser referente de la cultura gastronómica italiana, la asocia con uno de los peores fenómenos criminales que amenazan “la seguridad, la economía legal y la convivencia” de nuestro país.

———–

Sr. Presidente,

quisiera dirigirme a Usted, en su calidad de Presidente del club Casademont Zaragoza, con esta carta pública a raíz de un comunicado que fue publicado en febrero de 2023 en la página web oficial del equipo y en el que se hace referencia a un acuerdo de colaboración y patrocinio con “La Mafia se sienta a la Mesa”. En ese texto, que adjunto, se lee que estaríamos frente a “una marca de restauración italo-mediterránea” y a un grupo convertido “en un referente y fiel importador de la gastronomía italiana en España, garantizando una materia prima de calidad y una carta con auténtico sabor italiano”. La empresa figura, además, con su logo entre los “colaboradores” del club.

Permítame transmitirle, como Embajador de Italia recién llegado a España, que la noticia de la colaboración entre un importante equipo de baloncesto español y esta cadena me ha perturbado y, al respecto, quisiera compartir algunas reflexiones, en gran medida extraídas de la sentencia emitida por el Tribunal general de la Unión Europea, que evidentemente suscribo y que reflejan también las opiniones de muchos italianos que viven y trabajan en España.
En primer lugar, la Mafia representa un fenómeno criminal. A la lucha contra ella se dedican numerosos esfuerzos y cuantiosos recursos, no solamente por parte del Gobierno italiano, sino también a escala de la Unión Europea, siendo el crimen organizado una grave amenaza para la seguridad, la economía legal y la convivencia.

En este contexto, asociar a la Mafia con conceptos de cordialidad y de relajación, basándose en el hecho de que la Mafia se “sentaría a la mesa” para compartir una comida, contribuye a la banalización de las actividades ilícitas y fechorías cometidas por dicha organización, que van en contra – quiero subrayar – de los valores fundamentales de la Unión Europea, como el respeto de la dignidad humana y la libertad. En este sentido, la imagen de la Mafia que se sienta a la mesa va en detrimento, además, de la cultura de la dieta mediterránea, compartida por España y por Italia, que hace de la comida un importante momento de intercambio social y crecimiento de la persona.

Tanto al EQUIPO, con sede en Alicante, como el Tribunal de la Unión Europea han abordado el tema del registro de “La Mafia se sienta a la Mesa” y ambos organismos han destacado como esta marca es contraria al orden público y ofensiva, no solamente para las víctimas de esta organización criminal y sus familias, sino también para cualquier persona que, en el territorio de la Unión, se encuentre ante dicha marca y posea umbrales medios de sensibilidad y tolerancia.

Esta marca y su asociación con el deporte, como si fuese algo normal, son entonces algo que no pasa desapercibido y que causa en cualquier italiano un sentimiento de malestar, aunque se encuentre en un País tan amado y cercano como España, y que afecta a muchas más personas independientemente de su nacionalidad.

Giuseppe Buccino Grimaldi