La jornada política – Ayuso ataca a Sánchez y tacha de “torpe” a García Gallardo

Isabel Díaz Ayuso

MADRID – Isabel Díaz Ayuso insiste. Y es comprensible. En el pasado su estrategia rindió frutos: le permitió cosechar voto en abundancia; tantos, que pudo formar un gobierno en solitario, aunque con el apoyo externo de Vox. ¿Por qué no reeditarla? Es así como, lejos de poner el acento en los logros de su administración e ilustrar cuáles serán sus proyectos futuros, sigue cargando contra el jefe de Gobierno, Pedro Sánchez, cada vez que se presente la ocasión. Más aún ahora que entramos en una etapa pre-electoral

“Existe una honda preocupación por lo que está ocurriendo en España – dijo interviniendo en el desayuno organizado por El Mundo y Expansión –. El sanchismo está ocupando el espacio político de manera totalitaria. Su herramienta es la mentira”

Es evidente que su cruzada contra Sánchez y el Ejecutivo no concluyó con el triunfo en las pasadas elecciones anticipadas. La presidenta de Madrid, en su intervención, no ahorró críticas. Y el presidente Sánchez no fue el único objetivo. Díaz Ayuso también fue muy dura hacia el vicepresidente de Castilla y León, Juan García-Gallardo, a quien tachó de torpe.

“El vicepresidente de Castilla León ha buscado un conflicto – dijo -. Una improvisación de estas características me parece innecesaria. No son formas de hacerlo”

Y añadió que García-Gallardo ha caído en la trampa de Pedro Sánchez.

“¿Para qué lo prometes? – comentó – ¿Para qué hablas así? ¿Qué necesidad hay de alimentar lo que el Gobierno está buscando? Me parece una torpeza”.

Como era de esperarse, tampoco los médicos y enfermeras, en huelga, escaparon de las críticas de Díaz Ayuso. En opinión de la presidenta de la Comunidad de Madrid, “los médicos nunca cobraron tanto como ahora”. Considera que la huelgo no pasa de ser un conflicto político más que laboral. Y, sin embargo, la parálisis del sistema sanitario en la Comunidad de Madrid es evidente y el colapso, si damos créditos a las denuncias de los galenos, será inminente si no se les pone remedio.

Por otro lado, la polémica generada por las medidas “provida” anunciadas por el vicepresidente de Castilla y León, Juan García-Gallardo, pica y se extiende. Para el exponente de Vox, quien desató la tormenta, el requerimiento que el Gobierno dirigió a la Consejería de Sanidad de la Junta, tiene el sabor amargo de un ultimátum. Lo considera una “sobreactuación”. El Ejecutivo, de manera firme, intimó a la Consejería de abstenerse de aprobar y aplicar medidas que puedan vulnerar los derechos de las mujeres; derechos establecidos en la actual normativa legal sobre el Aborto. Además, el Gobierno exigió por escrito a la Consejería el compromiso de que no habrá procedimientos que puedan considerarse “hostigamiento” contra las mujeres.

El presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañuecos, trató de no echar más leñas al fuego. Y, con una declaración institucional, tomó distancias de su vicepresidente. Aclaró que la Junta de Castilla y León “siempre garantizará los derechos de las mujeres embarazadas y de los profesionales”. Y aseguró que no existe un protocolo nuevo para la interrupción del embarazo.

También el portavoz de campaña del Partido Popular, Borja Sémper, quiso contribuir en apagar el incendio provocado por Juan García-Garrido. Luego de señalar que el presidente de la Junta había dejado “meridianamente clara” su posición, embistió contra Vox. Acusó a la extrema derecha liderada por Santiago Abascal de ser un “cholo” para el Ejecutivo. En su opinión, pueda que las iniciativas de Vox consigan “ruido mediático”. Sin embargo, también ayudan al gobierno a desviar la atención de los temas que realmente interesan.

A.T/Redacción Madrid