Gobierno de Ortega arresta a escritor opositor

El sociólogo y escritor nicaraguense Oscar René Vargas.

MANAGUA  – El gobierno de Daniel Ortega arrestó este martes al sociólogo y escritor nicaragüense Óscar René Vargas, sin que se conozcan las causas hasta el momento, denunciaron familiares del opositor.

“El régimen de Ortega-Murillo ha capturado a mi padre, Oscar Vargas”, denunció su hijo René Vargas. “Mi padre es una persona mayor, con una salud delicada. Hago responsable al régimen por cualquier malestar que le suceda”.

Su hermana confirmó que sociólogo fue detenido en su casa de habitación mientras la visitaba, porque se encuentra afectada de salud. “Diez minutos después que vino, aparecieron los policías, se tiraron por la barda, le pedí la orden y me dijeron que era un allanamiento y entraron con metralletas a traerlo, él no se opuso, se fue tranquilo, solo me dijo que avisara”.

Vargas, quien tiene 77 años y un marcapasos, además de ser hipertenso, según medios locales, vive exiliado en Costa Rica desde el año 2018, donde comentaba el panorama político que se vivía en Nicaragua por medio de artículos de opinión y entrevistas.

El intelectual disidente fue asesor de la dirección del gobernante Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) en la década de 1960, pero se volvió otro más de los críticos de Ortega con la rebelión civil de abril de 2018. 

Entre sus últimas publicaciones en Facebook aseveró que el propósito del régimen es permanecer en el poder y por esa razón actúa como que fuese eterno. “Con ese objetivo ha convertido al país en un territorio custodiado por las unidades militares, policiales y paramilitares favorables su permanencia en el poder” publicó en junio de 2021.

Su último artículo fue publicado el pasado domingo 20 de noviembre, el cual tituló “La estrategia por la liberación de todos los presos políticos”, en donde señaló que “el dictador liberará a los presos políticos cuando tenga necesidad de hacerlo” e indicó que se necesita de la implosión interna que “implica favorecer que comiencen a dudar de todos en todo el aparato del Estado”.

A la fecha hay más de 200 políticos permanecen presos, entre ellos empresarios, campesinos, líderes estudiantiles, así como aspirantes a la presidencia y el monseñor Rolando Álvarez, obispo de la Diócesis de Matagalpa, quien lleva tres meses en arresto domiciliario tras ser sacado a la fuerza de la sede episcopal por la Policía de Nicaragua y llevado a Managua.

Ortega ha tildado a los opositores de “hijos de perra” y de “golpistas” que, según, él intentaron desestabilizar a su gobierno.

El Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh) responsabilizó “al régimen de Ortega” por la seguridad y vida del opositor, a la vez que demandó su libertad “inmediata”.

Redacción Caracas