Colombia y ELN reanudan dialogo en Caracas

La mesa del Diálogo de Paz entre Colombia y el ELN en el hotel Humbolt de Caracas. (EFE)

CARACAS – El gobierno de Colombia y la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN) reiniciaron este lunes las negociaciones de paz suspendidas en 2018 por decisión del expresidente colombiano, Iván Duque. En el hotel Humbolt de Caracas, los representantes de ambas delegaciones instalaron la mesa de diálogo que tiene a Venezuela como país anfitrión, además de garante, un rol compartido con Noruega y Cuba.

Del lado del Gobierno de Bogotá estuvo presente Otty Patiño, exguerrillero del M-19, que será el jefe del equipo negociador, y del presidente de la Federación Colombiana de Ganaderos (Fedegan), José Félix Lafourie, enconado enemigo de la guerrilla. Mientras que Israel Ramírez, alias “Pablo Beltrán”, (segundo al mando de la guerrilla) lidera la delegación del ELN.

En la primera jornada, ambas partes acordaron un comunicado conjunto de cinco puntos en el que expresan “reanudar con plena voluntad política y ética” este proceso, entendido como un reclamo “de los territorios rurales y urbanos que padecen la violencia y la exclusión”.

Además, se comprometieron a “construir la paz a partir de una democracia con justicia, con cambios tangibles, urgentes y necesarios” que resulten de la mesa de negociación que se reunirá las próximas tres semanas.

Ramírez, alias “Pablo Beltrán”, quien tomó la palabra por la delegación del ELN, agradeció el apoyo internacional a este mecanismo y abogó por la pacificación.

“Los colombianos no podemos vernos como enemigos. La labor que tenemos es de reconciliación, de volver a encontrar unos puntos comunes, de construir una nación en paz y equidad, esa es la apuesta que nosotros traemos”, enfatizó

De su parte, el alto comisionado para la Paz de Colombia, Danilo Rueda, explicó que el diálogo incluye “transformaciones concretas en lo territorial”, así como “retos concretos frente a los asuntos sociales y ambientales”.

“Tenemos un horizonte de diálogo para dirimir, para pactar y para ir generando esas transformaciones. Estamos seguros y percibimos que hay una disposición”, indicó.

Rueda insistió en que el diálogo es un proceso “incluyente, sin exclusión alguna”, y subrayó que la razón de la negociación es resolver las conflictividades para honrar a los “asesinados, desaparecidos, torturados, secuestrados” y llegar a “superar dinámicas de muertes”.

Mientras, Venezuela, Cuba y Noruega, como países garantes en las negociaciones, expresaron su esperanza de que las partes lleguen a acuerdos. “Agradecemos la confianza depositada en nosotros. Vemos con esperanza el proceso que se concreta hoy. Sin duda, es un paso importante para lograr la paz en Colombia”, señalaron en un comunicado.

Pese al respaldo de la ONU a las negociaciones de paz, en Venezuela grupos de derechos humanos y de oposición han rechazado la instalación de la mesa en el territorio, donde actúan frentes del ELN en una docena de estados cometiendo crímenes y delitos “bajo la complicidad y silencio de las autoridades venezolanas”.

En un comunicado, la organización Fundaredes, señaló que  “El Estado venezolano no está apto para asumir una posición de neutralidad y mediación entre el Estado colombiano y un grupo armado irregular como el ELN, pues este último goza de la venia de sus actuaciones (ilícitas) por parte de Venezuela” .

Asimismo, el dirigente político opositor Andrés Velásquez cuestionó el lugar y el papel del gobierno de Maduro en las negociaciones por las denuncias de violaciones de derechos humanos que existen en su contra.

“Escoger Venezuela para montar diálogos de paz, ignorando que estamos en dictadura dónde se violan DDHH, cometen crímenes de lesa humanidad, sin instituciones, trabajadores sin derechos laborales, más de 300 presos políticos; no es más que un acuerdo de hipócritas”, escribió en la red Twitter.

Según varias organizaciones internacionales, la guerrilla del ELN tiene presencia en al menos 12 de los 23 estados del país,- de acuerdo con un informe del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales de la ONU- y llegó a acuerdos con autoridades estatales para la explotación de minas de oro, diamantes y coltán, a cambio de combatir a los sindicatos de la zona.

Mientras la organización InSight Crime ha confirmado la participación activa del ELN en el tráfico de drogas, la minería ilegal, la extorsión y el contrabando en Venezuela, en cuatro estados del país.

Redacción Caracas