Grupo de Puebla dio espaldarazo a desregulación de las drogas

BOGOTÁ – El Grupo de Puebla aprobó en su última reunión celebrada en Colombia este fin de semana una declaración en respaldo a la discriminalización de las drogas e hicieron votos por la creación de una moneda única latinoamericana. El foro político, que congregó a un centenar de dirigentes de izquierda de 17 naciones, también expresó su rechazo a las sanciones económicas contra Cuba y Venezuela y se definió “feminista”, entre otros puntos.

En la “Declaración de Santa Marta”, en materia de narcotráfico, el grupo instó a los principales países consumidores de drogas a asumir su responsabilidad, mientras pidieron que la región se enfoque en dar un “tratamiento social y sanitario” al consumo de sustancias.

“Proponemos una alianza latinoamericana para encontrar una solución basada en la desregulación de la prohibición de las drogas”, se lee en el documento, que coincide con la estrategia antidrogas puesta en marcha por de la Administración del presidente Gustavo Petro, quien ha venido planteando un cambio a nivel mundial en la lucha contra el narcotráfico.

“Yo les demando desde aquí, desde mi Latinoamérica herida, acabar con la irracional guerra contra las drogas”, dijo Petro en la ONU en septiembre pasado y la semana pasada en Paris sostuvo que  “la guerra contra las drogas ha fracasado y solo ha traído muerte”.

Los participantes en el VIII encuentro reivindicaron la importancia de la soberanía alimentaria ante la incertidumbre mundial, que tiene “efectos devastadores para el sur global” y “como parte de este replanteamiento, el Grupo de Puebla condena la imposición de medidas coercitivas y sanciones unilaterales que llevan a bloqueos económicos que padecen Cuba y Venezuela”.

“Ningún país puede atribuirse el derecho de sancionar a otro y mucho menos afectar las posibilidades de supervivencia de sus pueblos”, añade el texto.

Asimismo, los dirigentes coincidieron en que América Latina y el Caribe deben relanzar una “arquitectura financiera” adaptada a las necesidades de la región, mientras acogen esfuerzos con miras a “la creación de una moneda única latinoamericana”.

El Grupo de Puebla también se definió  como feminista y “hace propias las justas reivindicaciones de las mujeres y las disidencias sexogenéricas” y se propone promover la paridad en todos los espacios de la sociedad.

América Latina, señala además la declaración final, necesita incorporar y enfatizar nuevos temas en la agenda regional como las políticas públicas de medio ambiente, la equidad de género, la libre movilidad de las personas, la transición ecológica, la defensa de la selva amazónica y de los derechos de los pueblos indígenas y el desarrollo de energías alternativas.

Los líderes progresistas también expresaron su respaldo a la política de “paz total” que impulsa el presidente Petro, para poder terminar con “la guerra que durante décadas ha entorpecido las posibilidades de un desarrollo pleno y de justicia social” en Colombia.

Redacción Caracas