CEPAL: Pobreza bajó a 29% en América Latina en el año 2022

SANTIAGO – El porcentaje de pobreza en América Latina bajó a 29% en 2022, lo que representa una reducción de 1,2 puntos porcentuales antes del inicio de la pandemia de COVID-19, mientras que la pobreza extrema disminuyó a 11,2% de la población de la región, manteniéndose en niveles similares a 2019, informó la Cepal.

“Aunque destacamos la reducción de la pobreza en 2022, no hay razones para celebrar. Más de 180 millones de personas en nuestra región no cuentan con ingresos suficientes para cubrir sus necesidades básicas y, entre ellas, 70 millones no tienen ingresos para adquirir una canasta básica de alimentos”,  dijo el secretario Ejecutivo de la Cepal, José Manuel Salazar-Xirinachs.

La máxima autoridad de la Comisión Económica para América Latina y El Caribe señaló que “en total, casi un tercio de la población de la región vive en situación de pobreza, porcentaje que se eleva a 42,5% en el caso de la población infantil y adolescente, una realidad que no podemos tolerar”.

“La incidencia de la pobreza también es más alta entre las mujeres, la población indígena y las personas que viven en zonas rurales”, detalló Salazar-Xirinachs.

En su informe Panorama Social de América Latina y el Caribe 2023, el organismo dependiente de la ONU, advierte que la tasa de crecimiento del PIB esperada para 2023 en América Latina y el Caribe (1,7%) -significativamente inferior al 3,8% registrado en 2022 y que podría llegar incluso al 1,5% en 2024- no permite prever nuevas mejoras en materia de pobreza en la región para este año.

El informe apunta que “la región vive una crisis en cámara lenta en materia de inclusión laboral, entendida no solo como la inserción laboral sino también como las condiciones en que se accede al empleo” y destaca que la creación de empleo entre 2014 y 2023 ha sido la más baja desde la década de 1950.

“Del universo de 292 millones de personas ocupadas en la región, 1 de cada 2 se encuentra en empleos informales, cerca de un quinto vive en situación de pobreza, 4 de cada 10 posee ingresos laborales inferiores al salario mínimo y la mitad no cotiza en los sistemas de pensiones, indica el documento.

En 2022, un total de 54,2 millones de hogares (39 % del total) dependían exclusivamente del empleo informal en la región, según la Cepal.

“La región sigue sumida en una doble trampa estructural de bajo crecimiento y altos niveles de pobreza y desigualdad. Los países deben transitar desde la inserción laboral a la inclusión laboral, eje del desarrollo social inclusivo”, señaló Salazar-Xirinachs pero para ello, añadió se “requiere un crecimiento económico alto y sostenido”.

Redacción Caracas