La jornada política – Sánchez y Macron quieren más Europa

MADRID – Todo un éxito. El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, puede considerarse satisfecho. La “Cumbre Hispano Francesa” ha permitido alcanzar un doble objetivo. En clave internacional, Sánchez logró fortalecer el eje mediterraneo Francia – España y que se archivaran los sinsabores provocados por el fallido acuerdo sobre el proyecto MidCat, a la postre sustituido por un gasoducto que unirá Barcelona con Marsella. También, logró acordar una alianza europeísta. Sánchez y Macrón se mostraron convencidos de que hoy se necesita más Europa y menos nacionalismos.

En clave nacional, apostó por una cumbre internacional en Barcelona, centro vital del independentismo catalán. Y ganó. Demostró que la crispación que caracterizó el clima político catalán ha dejado su lugar a la convivencia. Los intentos del independentismo de boicotear la cumbre con una gran manifestación han fracasado. Se estima que salieron a la calle poco más de seis mil personas. Un número irrisorio, si se le compara con las manifestaciones oceánicas que el movimiento logró organizar en un pasado muy reciente. No sólo, en el curso de las protestas salieron a relucir las divisiones internas. Oriol Junquera tuvo que abandonar la marcha escoltado y entre los insultos y los abucheos de los manifestantes. No es poca cosa. El mensaje es claro: las políticas del gobierno, que la oposición critica ferozmente, están dando resultado. El independentismo ha perdido su empuje y poder de convocatoria.

Que no todo lo que brilla es oro, sin embargo, está claro. Y a recordarlo ha sido el presidente de la Generalitat, Péres Aragonés. Lo ha hecho con su desplante al no quedarse mientras sonaban los himnos de Francia y España. Y también al recordarle al jefe de Gobierno, en una muy breve conversación mientras esperaban la llegada del presidente Macron, que el “proces” sigue vivo: no ha renunciado a su derecho a decidir el futuro de Cataluña.

Mientras en Barcelona los presidentes Sánchez y Macrón estrechaban lazos y firmaban el “Tratado de Amistad y Cooperación”, la polémica desatada por el vicepresidente de Castilla y León continúa. En efecto, la Junta ha decidido “inadmitir” el requerimiento de incompetencia enunciado por el Gobierno. Considera que, al no haber modificaciones en los protocolos que pudieran vulnerar los derechos de las mujeres o afectar la Ley sobre el Aborto, no existe “el objeto sobre el que versa el requerimiento”.

La respuesta no gustó al Gobierno que ha replicado a Mañueco precisando que los requerimientos no se “inadmiten”, se contestan.

Buenas noticias vienen del frente de la inflación. El incremento de los precios ha sido uno de los mayores dolores de cabeza del gobierno. De acuerdo con el Fondo Monetario Internacional, la tendencia, en los próximos años, es a la moderación. Es decir, a la baja. El organismo estima que a finales de este año la inflación pudiera caer al 3,7 por ciento y al 2,7 por ciento en 2024. Al año siguiente, la inflación debería situarse en 2,1 por ciento. Decimos, en línea con los parámetros aconsejados por la Unión Europea.

A.T/Redacción Madrid