Republicanos afilan armas para investigar a familia Biden

WASHINGTON – Con la mayoría de la Cámara de Representantes prácticamente en el bolsillo, el partido republicano anunció que  investigará las actividades financieras del presidente Joe Biden y su hijo Hunter Biden, como parte de su agenda legislativa en los próximos dos años. Los candidatos a presidir las comisiones de Supervisión y Justicia de esa Cámara, los trumpistas James Comer y Jim Jordan, respectivamente, lanzaron este jueves una propuesta para investigar al presidente por su presunta implicación en negocios turbios de su hijo, el consultor y lobista Hunter Biden, a quien el FBI investiga por supuesto fraude fiscal.

En conferencia de prensa, Comer acusó a Biden de ser «presidente de la junta directiva» de los negocios de su familia e incluso afirmó que la Casa Blanca gastó más de 250.000 dólares para desviar las historias negativas sobre Hunter.

«Esta investigación es sobre por qué Biden mintió al pueblo estadounidense sobre su conocimiento y participación en los planes de negocios internacionales de su familia», apuntó Comer.

Según afirmó el congresista, los republicanos ya han reunido evidencia incriminatoria que demostrarían que la familia Biden “prosperó y se hizo millonaria” cometiendo delitos como fraude electrónico, violación de la Ley de Registro de Agentes Extranjeros, lavado de dinero y evasión de impuestos.

“Tenemos evidencias de que las finanzas, las tarjetas de crédito y las cuentas bancarias de Hunter y Joe Biden se mezclaron, si no se compartieron”, lo que , dijo, mueve a sospechas: “En algunas cuentas los bancos emitieron banderas rojas a los propietarios, indicando una actividad sospechosa o ilegal”.

En tal sentido, Comer se refirió a los “informes de actividades sospechosas” o SAR (Suspicious Activity Report) como base de sus investigaciones, que reportan los bancos a las autoridades del Departamento del Tesoro cuando detectan una transacción en la que ven indicios de lavado de dinero o fraude.

“Según informes de los medios -dijo Comer-, la familia Biden acumuló más de 150 SAR”, uno de los cuales “conecta a Hunter Biden y sus socios comerciales con el tráfico de personas, entre otras actividades ilegales”.

De su lado, Jordan puso el acento en esas actividades del FBI, al que acusó incluso de “interferir en las elecciones” y del Departamento de Justicia. “No se puede tener un Departamento de Justicia político y una sociedad libre”, comentó.

Jordan incluso mencionó a la prensa una presunta purga dentro de la agencia de gobierno. «Están tratando de deshacerse de la gente en el FBI que tiene creencias conservadoras”, aseguró.

Los planes anunciados por ambos miembros del ala extrema de los republicanos, que además incluyen la posibilidad de un impeachment contra el presidente Biden, se enfrentarán sin embargo a una situación política complicada por Los estrechos márgenes de diferencia y la división de poderes en el Congreso,

En efecto, de acuerdo a las proyecciones de los medios, los republicanos alcanzaron ya la mayoría de 218 asientos en la Cámara Baja y totalizarán 221 escaños por 214 demócratas, quienes sin embargo retienen el control de senado.

Redacción Caracas