Republicanos a un escaño de la mayoría en Cámara Baja

WASHINGTON – Los republicanos se encuentran a un paso de lograr la mayoría en la Cámara de Representantes, para arrebatársela a los demócratas y tener un papel protagónico en la agenda legislativa de los próximos dos años de la administración de Joe Biden.

A primera hora del martes, el Partido Republicano había alcanzado 217 escaños de los 218 necesarios para tomar el control de la Cámara de representantes,  según las proyecciones de los principales medios estadounidenses.

Con 13 asientos más por determinar, los republicanos llevan la ventaja en cuatro de ellas, empezando por el estado de California, por lo que les bastaría ganar una contienda para lograr la mayoría en la Cámara.

Mientras, los demócratas solo cuentan con 205 asientos, según las estimaciones, lo que significa una pérdida de 11 escaños con respecto a los resultados de los comicios anteriores.

Una victoria en la Cámara Baja daría a los republicanos la capacidad de dar forma a la legislación, especialmente en materia de política fiscal y gasto público, dificultando la labor del gobierno de Biden.

La Cámara bajo mayoría republicana también podría investigar los tratos comerciales en el extranjero del hijo del presidente, Hunter Biden, y la administración en general, pero cualquier iniciativa podría estrellarse en el Senado, donde los demócratas retuvieron la mayoría e incluso podrían arrebatarle un curul a los republicanos en la contienda pendiente en Georgia para el 6 de diciembre.

Con un gobierno dividido en Washington, el margen entre unos y otros determinará la gobernabilidad de Biden, abriendo la posibilidad de que los demócratas consigan aprobar algunas iniciativas o frenar otras, con los votos de republicanos moderados en la Cámara.

Aun perdiendo el control de la cámara baja, Biden evitó la arrolladora “ola roja” republicana que se había vaticinado en los comicios de medio mandato, reduciendo los daños, y logrando retener el “salvavida” del Senado.

El mandatario comentó que las elecciones intermedias muestran que los votantes quieren que los demócratas y republicanos encuentren formas de cooperar y gobernar de manera bipartidista, pero también señaló que los republicanos no lograron el aumento electoral por el que habían estado apostando y prometió: “No voy a cambiar cualquier cosa de una manera fundamental.”

Mientras, el mapa de las gobernaciones también luce equilibrado: de las 36 gobernaciones en disputa en Estados Unidos, 16 fueron a mano de los republicanos y 15 para los demócratas, cuando aún faltan cinco estados por definirse, según reporte de CNN.

Maryland y Massachusetts fueron dos estados que se cambiaron de rojo a azul, según las proyecciones de CNN. En el primero Wess Moore llevaba una ventaja de 59,5% contra 37,1% de Dan Cox con 73% de los escrutinios. Y Maura Healey dominaba con 63,6 sobre 34,7% de Geoff Diehl en Massachussets con 51% de votos escrutados.

Redacción Caracas