Retiran inmunidad a Puigdemont, Comín y Ponsatí

Il leader catalano Carles Puigdemont.
Il leader catalano Carles Puigdemont. EPA

MADRID – El Parlamento Europeo levantó la inmunidad a Carles Puigdemont (400 votos a favor, 248 en contra y 45 abstenciones), Toni Comín (404 a favor; 247 en contra; 42 abstenciones) y Clara Ponsatí (404 a favor; 247 en contra y 42 abstenciones), los tres líderes independentistas y eurodiputados reclamados por el Tribunal Supremo por el referéndum del 1-O.

El acto, celebrado este el lunes, llega dos semanas después de que el informe fuese revisado por la comisión de Asuntos Jurídicos –15 votos a favor, 8 en contra y dos abstenciones–, en medio de las negociaciones en Catalunya tras las elecciones del 14F.

El resultado en el pleno resultó 57% de votos positivos de los 705 eurodiputados con derecho a voto, algo por debajo del 60% de síes logrados en la comisión de Asuntos Jurídicos.

El texto aprobado y redactado por el ponente de los casos, el ultraconservador búlgaro Angel Dzhambazki (ECR, el grupo de Vox), defendió el levantamiento de la inmunidad de los tres eurodiputados. Por su parte, Populares, liberales, ultraconservadores y socialistas en mayoría lo aprobaron. En contra, han votado Verdes (ERC, Catalunya en Comú) y La Izquierda (Podemos, IU, EH Bildu). El PNV (Renew) también votó en contra. Y la retirada de la inmunidad grupos de extrema derecha como el de Marine Le Pen, hicieron lo mismo, destacan fuentes gubernamentales.

Luego de la aprobación del levantamiento de la inmunidad se reactiva el caso de la euroorden ante la Justicia belga, cesado tras la entrada en la Eurocámara de los líderes independentistas. En adelante, el caso volvería a pasar al juez belga Jan Coopens, quien en primera instancia ya dictaminó a favor del ex conseller Lluís Puig. Sentencia ratificada en segunda instancia por la justicia belga por considerar que el Supremo no es el tribunal competente para dicho caso.

Por lo tanto, la sentencia de la Sala de Apelaciones belga concluyó: “Dado por un lado que Lluís Puig i Gordi no era diputado de ningún parlamento [estatal] y en principio debería ser juzgado por un tribunal catalán y, por otro lado, dado que el Tribunal Supremo español [estatal] se ha declarado repetidamente competente para juzgar a todos los coacusados sobre la base de la estrecha conexión entre los delitos imputados a cada uno de ellos sin que exista una base legal explícita para ampliar esta competencia, se constata que hay motivos fundados para creer que la ejecución de la orden de detención europea perjudicaría los derechos fundamentales del implicado”.

Advierten que, mientras esté activa la orden de detención europea, nada asegura a los tres que en otro país, como Francia –salvo para el caso de ir a los plenos de Estrasburgo–, el juez de turno no dictamine lo contrario y procediera a extraditarlos. Lo que se traduce a que el levantamiento de la inmunidad y la reactivación de la euroorden pueden condicionar a la libertad de movimientos de los eurodiputados.

Fuentes del equipo de Puigdemont, Comín y Ponsatí objetan que se haya designado un solo ponente para los tres eurodiputados porque el reglamento dice que debe haber uno “para cada expediente de inmunidad”

El alegato en que se basan los tres eurodiputados es que son víctimas de una persecución política. De esta manera, la base de la defensa del equipo jurídico afirmó que se quiere impedir que ejerzan de eurodiputados debido a ello. Igualmente manifestaron que el Tribunal Supremo “no es un órgano competente” en todo ello y que no se puede acusar a los tres eurodiputados de hechos que en otros países de Europa no existen o no son delito.

Redacción Madrid

Lascia un commento